¡Buenos días a todos! Desde Grupo Ciudad Jardín, centro de mayores en Extremadura, os queremos hablar sobre la soledad en ancianos, sus efectos perjudiciales y como combatirlo.

La soledad en ancianos

En la etapa de la vejez, se suelen dar una serie de factores que en algunos casos, causan en la persona una sensación de exclusión. Es por esto que se comienza a crear un estado emocional de malestar que afecta a nivel físico, psicológico y a la intimidad emocional.

Persona mayor sintiendo la soledad en ancianos

Alguna de las crisis que podrían aparecer en este periodo serían:

  • La crisis de pertenencia: Pérdida de su rol profesional en la sociedad, al igual que las pérdidas de grupos, correspondientes a la vida social del individuo.
  • Crisis de autonomía: Desgaste de las capacidades físicas y a necesidad de ayuda para las actividades del día a día.
  • Crisis de identidad: Aparición de factores que afectan a su propia autoestima.

Factores que causan la soledad en ancianos:

  1. Salir del mercado laboral.
  2. La muerte de la pareja.
  3. Falta de actividades que le solía gustar.
  4. Pobres relaciones familiares.
  5. Síndrome del nido vacío.
  6. Prejuicios que tiene la sociedad sobre la vejez.

La soledad y sus efectos sobre la salud

En consecuencia, el desarrollo de alguno de estos factores , provoca en el anciano, una sensación de indefensión. Por consiguiente la soledad puede causar estragos en la salud, en un plano físico y psicológico.

  • Plano psicológico: Una autoestima baja, recurrir al alcohol, depresión y suicidio.
  • Plano físico: De igual manera, en el plano físico se pueden dar problemas como, problemas digestivos, de corazón, dolor de cabeza, insomnio, al igual que un desgaste en el sistema inmunológico.

Por lo tanto, sin duda alguna, se puede reconocer la relación bidireccional que existe entre la salud y la soledad, haciendo a la persona anciana más vulnerable ante la enfermedad.

¿Cómo se combate la soledad en ancianos?

Mujer combatiendo la soledad en ancianos

Varios son los recursos que contamos para evitar esta sensación,

  1. Recursos Personales: Escuchar la radio, acudir a las celebraciones religiosas, así como, participar en actividades relacionadas con el ocio y el turismo, acudir a las actividades que se realizan en los centros para personas mayores, de tal manera que el individuo esté estimulado.
  2. Recursos Sociales: Contar con un grupo de amigos, con los cuales comunicarse, participar en actividades de voluntariado, fomentando la sensación de solidaridad, y haciendo a la persona mayor, sentirse útil en la sociedad.
  3. Contar con un trabajador social que supervise la calidad de vida del individuo, para que así de la voz de alarma en el momento que vea que la situación empeora.
  4. Fomentar las relaciones con los vecinos, debido a que es el grupo con el que mayor frecuencia tienen contacto.
  5. Recursos familiares, la familia ejerce un papel fundamental en la lucha contra la soledad, incrementar el rol del abuelo. Sin embargo, aquellos individuos que no puedan contar intensamente con este recurso, se aconseja el acudir a residencias especializadas que velen por el bienestar físico y psicológico de las personas mayores.

Así que esto es todo, por hoy y recuerda, ¡No te olvides de cuidar a las personas mayores!

¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.